HB
PORTADA IMPRESA
Edición Nº78
CONTENIDO
Galería de Fotos

Criticas constructivas

Por Liliana Lopez

En manos de que maestros están nuestros hijos?

Ocurrió hace unos dos años atrás, y la noticia se regó como pólvora cuando se supo que una maestra se había fugado con su alumno de apenas trece años. hace apenas un mes, la noticia era que en una escuela de New York, un maestro había violado a una estudiante de apenas 12 años… y lo peor de todo: Los abusos no pararon allí sino que comenzaron a ser noticias diarias… como si el abuso de menores, formara parte de nuestros días. No voy a repetir la misma cantaleta de otros colegas, pero si quiero hacer con esto un llamado a las autoridades pertinentes. ¿Con que clase de maestros estamos dejando a nuestros hijos? ¿Cómo protege el Sistema de Educación a los menores de edad? Sabemos que los abusadores sexuales de niños, buscan por todos los medios estar cerca de los chicos. Para alcanzar sus objetivos, consiguen trabajos disfrazándose de “Papa Noel” (porque pueden toquetear a su antojo a los niños que los mismos padres, depositarán en sus piernas) también suelen conseguir posiciones en parques, guarderías infantiles… y por supuesto: escuelas. No quiero decir con esto, que “todos los maestros” son pedófilos o depredadores sexuales, sino que es el lugar que estos enfermos, buscarán para solicitar trabajo. Mi pregunta es la siguiente: Los psicólogos y todo el plantel que se desenvuelve en las Juntas Escolares saben esto, entonces ¿Cómo es posible que no exista un control más estricto para verificar el comportamiento de ciertos maestros con sus alumnos? Dicen algunos que se comentaba sobre un ‘romance’ entre un alumno con una maestra, mientras testigos confirman que ella le ‘prestaba’ su automóvil al niño, entonces ¿Por qué nadie reportó a esa maestra? ¿Para cubrirse entre colegas? ¿Y si el jovencito atropellaba a alguien y ocasionaba un accidente fatal? ¿Qué calidad de enseñanza puede ofrecer una persona que le ayuda a un jovencito a violar las leyes, como por ejemplo, manejar sin licencia de conducir, mentirle a sus padres y ‘fugarse de la casa’? Estoy seguro que los padres tenemos que empezar a demandar a las autoridades correspondientes, para que se responsabilicen por este tipo de situaciones que se están dando cada vez con mayor frecuencia. ¿Cómo puede una madre dejar que su hija vaya a la casa del maestro ha hacer sus tareas? ¿No les despierta la curiosidad? Es vergonzoso y deplorable que los mismos maestros empiecen a secuestrar a nuestros hijos y peor aún, aquellos padres que miran hacia otro lado para ignorar una realidad actual que nos sacude a todos los integrantes de la sociedad día tras día. Lo único que debe hacerse con responsabilidad, es verificar el historial de todos estos maestros.

ediciones anteriores

Envienos sus comentarios a: editor@realidadesonline.com

Quienes Somos     Suscríbase     Contactenos      Publicidad      Normas Legales

Copyright © 2006 - Luna Media Productions, LLC   ///   Todos los derechos reservados
Prohibida la reproducción total o parcial del contenido de este web site sin autorización