PORTADA IMPRESA
Edición Nº77
CONTENIDO
Galería de Fotos

Realciones Personales

¿Cuanta energía tiene que gastar en sus relaciones?

Por Ignacio Tanquia

Durante toda la vida, los seres humanos tenemos que estar en contacto con miles de personas en diferentes niveles y la mayoría, le quitan importancia a las mismas y al hecho de saber relacionarnos los unos con los otros. Muchas de estas relaciones, suelen ser nocivas porque la gente no entiende que no se comprende. Como dijo un gran escritor: “Si la gente que no se comprende, comprendiera que no se comprende, se comprenderían mejor que cuando sin comprenderse, ni siquiera comprenden que no se comprenden los unos con los otros”. Todas las relaciones necesitan una cuota de energía de nuestra parte. Y eso no es malo. Muchas de las relaciones familiares por ejemplo, requieren una alta cuota de energía positiva. Una relación de pareja y todo tipo de relación que sea de nuestro agrado, también. Pero el problema comienza cuando estamos en una relación personal que nos exige un gran consumo de energía que es negativa. Me refiero a esos seres que son como ‘vampiros’ y que en vez de chuparnos la sangre, nos quitan las energías y luego quedamos con un nivel energético bajo. Por ejemplo: imagine el lector que está con una persona de esas un poco difíciles que tiene en su vida. Puede ser su pareja, su madre, su padre, un hermano… gente tóxica. Esas personas que siempre están peleando, discutiendo, sintiéndose mal. Todos los días les parecen feos y siempre se están quejando por algo… y aunque usted trata y trata, una y otra vez, no puede ver ninguna mejoría en ellos. Cada vez que trata de explicarles algo para ayudarlos a sentirse mejor, le escuchan a usted con mucha atención, pero transcurridos unos minutos, vuelven a ser los mismos de siempre. ¿Cómo podemos saber si estamos en una relación de alto consumo energético? Pregúntese: 1) ¿Se siente mal o nervioso cuando alguien en particular le llama y le deja un mensaje telefónico? 2) ¿Trata usted con algún tipo de persona que le quita su entusiasmo? 3) ¿Es usted quien más ‘pone más y obtiene menos’? 4) ¿Se bloquea su creatividad cuando está cerca o con esa persona? 5) ¿Se critica usted más usted mismo cuando está con esa persona? 6) ¿Después de estar con esa persona, usted busca calmarse comiéndose las uñas, comiendo cualquier cosa, o adquiriendo algún hábito no saludable? 7) ¿Habla solo imaginando y / o ensayando lo que le diría a esa persona? 8) ¿Busca usted argumentos en los cuales se defiende o trata de explicar su posición? 9) ¿Siente algún problema estomacal o tensión nerviosa o muscular cuando se encuentra con esa persona? 10) ¿Se pregunta porque esa persona lo critica y raramente reconoce que hace las cosas bien? 11) ¿Ha pensado poner fin a esta relación para evitar el malestar que siente al lado de esa persona? 12) ¿Se siente lleno de frustración y con ganas de abandonar todo después de estar con esa persona? Si ha contestado afirmativamente a ocho de estas preguntas, usted está en una relación de alto consumo energético o de alto mantenimiento. Esto significa que para poder continuar con esta relación, usted necesita invertir diariamente tanta energía, que verá las consecuencias reflejarse en distintos aspectos, porque la energía que podría usted utilizar para poner en práctica sus talentos y habilidades, la pierde. Se distrae y se aleja de la buena intención de alcanzar sus metas y propósitos. Si se encuentra en una relación de alto consumo de energía, trate de ponerle un alto, o quedará atrapado en un círculo vicioso, donde consumirá sus energías sin poder hacer algo productivo por usted y quienes lo rodean.

 

ediciones anteriores

Envienos sus comentarios a: editor@realidadesonline.com

Quienes Somos     Suscríbase     Contactenos      Publicidad      Normas Legales

Copyright © 2006 - Luna Media Productions, LLC   ///   Todos los derechos reservados
Prohibida la reproducción total o parcial del contenido de este web site sin autorización