PORTADA IMPRESA
Edición Nº77
CONTENIDO
Galería de Fotos

Informacion General

Cuando los chicos extrañan
a los abuelos y viceversa

Por Miguel Melendez

La joven pareja decidió contraer matrimonio y formar una linda familia. Llegaron tres hijos y para poder educarlos bien sin que nada les faltara, el hombre trabajaba largas jornadas. Su mujer, permanecía en el hogar educando y guiando a los muchachos mientras se desenvolvía en su profesión de costurera, haciendo un poco de dinero extra para ayudar con los gastos de la casa. La vida de Antonio y Lucía giraba solamente en función de sus pequeños y en perseguir como objetivo principal formar una hermosa y amorosa familia. Juntos y luchando codo a codo, pasaron momentos buenos y también difíciles pero los muchachos nunca se enteraron porque sus padres los mantuvieron al margen de los problemas cotidianos, para que no se desviaran sus pensamientos en otra cosa que no fueran sus estudios. Pagaron para mandarlos a las mejores escuelas para que pudieran tener estudios superiores y los chicos afortunadamente, respondieron positivamente. Luego fueron a la universidad, se graduaron y poco a poco empezaron a ‘volar con sus propias alas’. Se casaron y tuvieron hijos. Los nietos alegraron de una manera increíble la vida de Antonio y Lucía, porque ambos sentían que esas criaturitas llegaban a hacerlos renacer en esa etapa adulta de sus vidas. Ser abuelos les traía la posibilidad (especialmente a Antonio) de poder disfrutar de la infancia de sus nietos, ya que cuando sus propios hijos estaban pequeños tenía que trabajar tanto que no tenía el tiempo que el quería para poder jugar y divertirse con ellos. Por esa razón, sabía que esto era como un premio que la vida le mandaba para hacer con sus nietos, lo que en su momento, no pudo con sus hijos. Pero la vida a veces tiene cosas que no se pueden entender muy bien y ante cualquier cosita que dice Antonio o Lucía, sus hijos toman la decisión de no dejarles ver los niños. Los tiempos han cambiado, es cierto. A veces encontramos padres que hacen trabajar a sus hijos desde temprana edad, no los mandan a estudiar sino a ‘traer dinero para aportar en la casa’ y a muchos de esos chicos les falta de todo. Sin embargo llegan a adultos y son hijos buenos con sus padres. Otros, como es el caso que estamos mencionando, vemos padres luchadores, que han dado lo mejor de ellos para que a sus muchachos no les faltase nunca nada y tienen una reacción con sus progenitores que no es buena. Los nietos necesitan de sus abuelos y éstos, a los niños. ¿Es algo aceptable chantajear a los padres con no dejarles ver a los nietos si éstos no hacen las cosas como se las indican? ¿Está bien utilizar a las criaturas para castigar a los abuelos privándolos de ver a sus nietos? ¿No creen que es un acto inhumano? Hoy lo estoy exponiendo porque tengo un matrimonio amigo, que está pasando por una situación muy dolorosa y este segmento, que es para ayudar a la gente a quitarse las arrugas del alma, hoy se ha transformado en algo muy típico y opuesto, ya que esos hijos con su proceder, está llenándoles de arrugas el alma a esos abuelos. Lo único que puedo agregar a esto, es que estos hijos de hoy que están haciendo sufrir injustamente a esos abuelos, algún día cuando lleguen a viejos, sus pequeños se convertirán en hombres y les harán a ustedes, lo mismo que hoy les hacen a sus padres. ¿Por qué? Porque tomaran el ejemplo que les están dando.

 

ediciones anteriores

Envienos sus comentarios a: editor@realidadesonline.com

Quienes Somos     Suscríbase     Contactenos      Publicidad      Normas Legales

Copyright © 2006 - Luna Media Productions, LLC   ///   Todos los derechos reservados
Prohibida la reproducción total o parcial del contenido de este web site sin autorización